Una joven pelirroja ha terminado sus vacaciones pero no tiene dinero para volver a casa, un desconocido la hace una propuesta, dejar que se la folle como quiera a cambio de dinero, la paga el viaje de vuelta.

La chica es tan puta que acepta sube al coche, la tía enseña sus tetas y van a su casa, allí se quita el tanga rojo y se queda desnuda esperando que la abra de piernas y la reviente ese coño depilado que tiene. La pilingui se lleva dos cosas en la cara, una lefada rica y un par de dolares por su trabajo con la boca.

(22618)

Comments are closed.