La jovencita rubia está triste por que su novio no ha querido tener sexo con ella, justo esa día ha venido el dueño de la casa a cobrar y se la encuentra en ropa interior muy sexy, no lo duda y la mete mano para ver si deja y quiere follar, está toda caliente se deja.

El dueño se quita la ropa, tumbado en la cama la rubia le está haciendo una mamada con mucho cariño, se sube encima de la polla de espaldas y empiezan a follar, se mueve un poco tímida pero poco a poco se va poniendo más zorra y le da mucho placer.

(7258)

Comments are closed.