Todo un ejemplo de padre sádico, de toda la vida le ha gustado mirar a su hija siempre que ha podido y a ella la encanta que la miren, además de follar con negros por el tamaño de su polla.

Sus deseos son realidad y sentado está viendo como dos negracos se la están metiendo a la vez por el coño, está no para de gemir de gusto que la da que la penetren hasta el fondo y su padre igual recreando su cabeza con su hijita hasta que se corre uno en su coño y el otro en la boca.

(12207)

Comments are closed.