Este putero tiene un fetiche que es tirarse putas que sean bajitas, hoy para saciar su sed de sexo ha llamado a una prostituta de 1,55, que sea pequeñita para cogerla y follarla en la posición que quiera, como si fuera una muñeca.

La putilla ya ha llegado al hotel y hace un striptease, enseña su cuerpecito y el cliente empieza a destrozarla, la mete los dedos por el coño y la taladra, la coge y se la sube encima por lo poquito que pesa y la pega una follada terible, hasta que la tira contra el sofá de espaldas y remata la faena con unas metidas de polla bastante duras.

(13250)

Comments are closed.