La prostituta de 21 años ha llegado ya al hotel, al cliente que se la va a follar le gusta saber un poco de su vida y primero charla con ella para tantear como la gusta que la den una follada en condiciones.

El tío con la polla empalmada la pone de rodillas en el suelo para que se la chupe, es buena chica y se mete el capullo en la boca para succionarle todo lo que puede. La pone en la cama espatarrada y se la cepilla hasta el fondo del coño y la folla en todas las posiciones que quiera hasta que se corre en la cara de la puta.

(1191)

Comments are closed.