Esta rubia de pequeñas tetas parece un chica inocente pero es todo lo contrario, una niña salvaje que la encanta tener siempre una polla en la boca para poder chuparla y tragarse la leche caliente.

La zorra le está comiendo todo el cipote a su novio, no se deja nada sin pasar la lengua, lame con especial atentión los huevos y vuelve a la polla hasta que la llegue a la garganta. Tiene el coño muy húmedo y pide que la de mambo que se quiere corre, se cumplen sus ordenes y coge a la rubia para cepillársela.

(9899)

Comments are closed.